Sistemas de seguridad de las puertas rápidas de lona

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on email

Como cualquier otra instalación, las puertas rápidas deben cumplir con los requisitos exigidos en la normativa y legislación vigente, en las cuales se establecen unos mínimos sistemas de seguridad y salud en el lugar de trabajo.

    Los requisitos de seguridad más destacados de las puertas rápidas son los siguientes:

  • Las puertas rápidas y portones que se abran hacia arriba deben estar provistos de un sistema de seguridad que impida su caída.
  • Las puertas y portones deberán funcionar con total seguridad y sin ningún riesgo para los trabajadores. Por lo que deben llevar dispositivos de parada de emergencia de fácil identificación y acceso, y podrán abrirse de forma manual, salvo las puertas rápidas que se abren de forma automática en caso de avería del sistema de emergencia.
  • Las puertas rápidas que están destinadas casi exclusivamente a la circulación de vehículos, deberán poder ser utilizados por los peatones sin ningún tipo de riesgo para su seguridad o bien disponer en su proximidad de puertas destinadas a este fin, éstas deben estar perfectamente señalizadas.
  • Como ya sabemos, estas puertas admiten diferentes tipos de accionamientos para su apertura, por recordarlos pueden ser, pulsadores, mandos a distancia, detectores magnéticos, fotocélulas o radar. Todas las puertas rápidas independientemente del tipo de accionamiento suelen incorporar un electrofreno para conseguir un buen posicionamiento y bloqueo del telón, además de una palanca para la liberación del mismo en caso de apertura y cierre manual de la puerta.
  • También incluyen una manivela de emergencia para que, en caso de falta de tensión, la puerta pueda abrirse o cerrarse de forma manual. Disponen de fotocélulas integradas en el pie-grúa de paro y retroceso, en caso de que hay un obstáculo en el recorrido de la puerta.
  • Como sistema de seguridad adicional pueden incluir lámparas intermitentes, tanto en el interior como en el exterior, que avisa del funcionamiento de la puerta.
  • El motor que acciona la puerta está gobernado por un autómata programable, y la instalación eléctrica, debidamente protegida por diversos elementos tales como fusibles, contactores, magnetotérmicos,… tal y como exige la normativa en esta materia.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp