Obligaciones para el mantenimiento de puertas automáticas

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on email

Si disponen de una puerta automática con una alta frecuencia de uso, ya sea particular o comunitario, es conveniente que contrate un servicio de mantenimiento para la misma. Un buen mantenimiento, además de evitar posibles averías de la puerta, es un requisito exigido por la mayoría de fabricantes para mantener su garantía.

    Marsamatic ofrece servicios de mantenimiento para su puerta automática donde realizaremos una visita periódica para revisar, ajustar y probar que el sistema esté en condiciones adecuadas.

   El mantenimiento adecuado de la puerta automática, ya sea particular, comunitaria o empresarial evitará posibles accidentes ya que como hemos comentado en anteriores artículos el propietario de la finca o administrador asume por ley la responsabilidad civil y penal ante cualquier accidente que pueda causar daños a los usuario de la puerta automática.

   Actualmente la legislación española sobre puertas automáticas tiene mecanismos de inspección y control para el cumplimiento de dicha legislación.

  El 13 de Diciembre de 2010, el Ministerio de Industria español emitió un Informe sobre le Marcado CE de las puertas industriales, comerciales, de garaje y portones en el marco de la Directiva 89/106/CEE, en el que se dice que el Marcado CE deberá hacerse de conformidad en con lo indicado en el Anexo ZA de la norma UNE-EN 13241-1:2044 y su entrada en vigor será con carácter Obligatorio se estableció para el 1 de mayo de 2005.

  En resumen, las puertas instaladas con anterioridad al 1 de mayo de 2005, si no sufren una modificación importante no requieren ser adecuadas, pero, aun sin existir la obligación de ser adecuadas, sí deben cumplir las leyes y directivas anteriores a la norma de seguridad citada anteriormente. Sin embargo, en caso de accidente con estas puertas sin adecuar a las normas de seguridad posteriores al 1 de mayo de 2005, la no obligación de adecuar la puerta, no exime de la responsabilidad civil sobre los daños ocasionados, incluso incurrir en responsabilidad penal en los casos de negligencia grave.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp