Mantenimiento de puertas basculantes

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on email

La responsabilidad y obligatoriedad del mantenimiento de la puerta basculante, recae sobre el titular de la misma. Recuerde que hay un mantenimiento general que usted mismo puede realizar pero el mantenimiento más específico debe hacerse por un servicio de asistencia técnica cualificado.

    Toda operación de mantenimiento, ajuste, limpieza, reparación, actualización,…, debe hacerse con la puerta parada. Mantenga activo el sistema de seguridad de emergencia de la puerta o desconecte totalmente la alimentación eléctrica.

    En ningún caso, debe realizar ninguna de las operaciones que a continuación detallamos, pues pueden ocasionar daños importantes en el funcionamiento de la puerta basculante que conllevarían a la necesidad de reparación por parte de profesionales.

  • No cortar ninguno de los cables de suspensión de la puerta basculante con su contrapeso.
  • No aflojar los pernos de fijación de las bisagras existentes en los paneles.
  • No modificar ninguno de los dispositivos de seguridad instalados sin consentimiento especifico del personal de asistencia técnica.

    En caso de mal usos de la puerta, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Si recibe algún impacto de un vehículo o similar, debe llamar al servicio de asistencia técnica para que revise el estado de la puerta, pues podrían haberse generado desperfectos que dificulten el correcto y seguro funcionamiento de la puerta automática.
  • También debe avisar al servicio técnico si observa cualquier anomalía en algunos de los componentes de la puerta como los cables, las poleas, contrapesos, bisagras o automatismos.

    En las puertas manuales, el mantenimiento general implicará:

  • La verificación de forma general de que la puerta abre y cierra con facilidad, que una vez cerrada no esté desequilibrada.
  • Mantenimiento de las guías laterales, que estén libres de polvo y otras sustancias.
  • Comprobar que los componentes mecánicos se encuentran en perfecto estado, sin deterioros.

    En las puertas automáticas, además de lo anterior también hay que verificar que:

  • Las instalaciones de exterior o en zonas húmedas, comprobar que los cuadros eléctricos, motor y otros componentes no sufran de humedad.
  • Mantener limpias las carcasas exteriores de detección de las fotocélulas y comprobar su correcto funcionamiento.
  • Comprobar que el limitador de fuerzas en el borde principal de cierre y en los bordes secundarios funciona correctamente.

    Como hemos comentado antes, ustedes mismos pueden realizar un chequeo general del estado de la puerta basculante, pero para un mantenimiento específico, no olvide de contactar con Marsamatic, disponemos del personal cualificado que realizar el mantenimiento adecuado de su puerta basculante.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp